Advertencia sobre el contenido

Las tecnologías tienen un papel muy influyente en la actualidad, prácticamente son imprescindibles para el día a día de nuestra sociedad.

Unos científicos de la Universidad estatal de Sant Francisco explican que la adicción digital, ya sea un móvil, ordenador, tableta u otro dispositivo electrónico, puede producir ansiedad, aislamiento, soledad o incluso depresión. Esta adicción a la tecnología o a lo móviles tienen características compartidas con otros trastornos como puede ser la dependencia de sustancias.

Sin duda hay muchas ventajas gracias al teléfono móvil y vivir en un mundo conectado, el problema llega cuando ciertos usuarios no pueden estar ni un minuto sin su móvil. Esta dependencia es conocida como Nomofobia, que consiste a tener miedo a salir de casa sin el móvil o estar sin el cuando se termina la batería. El grado de ansiedad y malestar excesivo que estas personas pueden sufrir cuando no disponen de su móvil es alta, el estar desconectados causa mucho estrés o ansiedad. 

Un estudio publicado en Personality and Individual Differences comenta que la inestabilidad emocional y el materialismo son rasgos que tienen una mayor relación con esta dependencia. La adicción al móvil o a la tecnología puede estar relacionada con la incapacidad por parte de las personas de gestionar sus sentimientos, emociones o conflictos, que junto al aislamiento que provoca esta adicción les lleva a aislarse y a buscar reconocimiento a través de sus posesiones materiales, expresa el psicólogo Boris C.Rodríguez-Martín.

 La Fundación Recal (Clínica de Tratamiento de Adicciones) aconseja que el incremento del uso del teléfono móvil no tiene una buena relación con un buen estado de salud tanto mental como físico, más bien se relaciona con una vida más sedentaria. 

Por eso y a modo de conclusión, vale la pena recalcar y apoyar la creación de diversas iniciativas para que las personas hagan un uso responsable de las nuevas tecnologías.