✅ ✅ Una patente desvela un iPhone con interfaz para uso bajo agua

➡️➡️¡MIRA ESTA NOTICIA!💥💥

Son varios los smartphones actuales que cuentan con certificaciones de resistencia al agua. De un par de años a esta parte, muchas firmas se aventuraron en dotar a sus dispositivos de resistencia a salpicaduras, al polvo e incluso a inmersiones completas bajo el agua. Lamentablemente, aunque las certificaciones IP67 o IP68 garanticen que un smartphone pueda “sobrevivir” a inmersiones incluso continuadas, cada fabricante incluye diferentes objeciones y recomendaciones al respecto.
Una patente registrada recientemente por Apple vuelve a traer el debate de los teléfonos “acuáticos” a la palestra. Hace varios años, el iPhone de turno llegaba a marcar casi por completo el rumbo del diseño y prestaciones del resto de firmas. Aunque afortunadamente esto dejo de ser así y los fabricantes experimentan e innovan sin “inspiraciones” externas, siempre se mira de reojo a los productos de Apple.

Certificaciones de resistencia al agua y al polvo IP

Hasta el momento, la resistencia de un dispositivo electrónico a los líquidos o al polvo, se garantiza por cada fabricante gracias a las certificaciones “IP” (Ingress Protection). Una norma establecida por la Comisión Electrónica Internacional (CEI) denominada “CEI 60529 Degrees of Protection“. En ésta certificación, los dos números siguientes a las letras “IP” determinan, el primero, el nivel de protección contra el ingreso de objetos sólidos (polvo), y el segundo, el nivel de protección contra el ingreso de agua. Siendo sus valores máximos el 6 y el 8, respectivamente.

La mayoría de los smartphones de gama media o alta actual cuentan con la certificación IP68. En teoría ésta certificación garantiza dos cosas. La primera es que cuentan con una protección completa contra el polvo, que no puede entrar bajo ninguna circunstancia. Y la segunda, garantiza la resistencia a una inversión completa y continua en agua. Más específicamente, señala que: “El equipamiento eléctrico / electrónico debe soportar (sin filtración alguna) la inmersión completa y continua a la profundidad y durante el tiempo que especifique el fabricante del producto con el acuerdo del cliente, pero siempre que resulten condiciones más severas que las especificadas para el valor 7″.

Según los datos, la certificación IP68 debe ser más completa que la IP67, que garantiza la resistencia del dispositivo sin filtración alguna la inmersión completa a 1 metro durante 30 minutos. Pero señala a la profundidad y tiempo que especifique el fabricante. Certificaciones a parte, cada fabricante añade muchísima letra pequeña adicional al uso que vayamos a dar al dispositivo. Incluso advirtiendo que determinadas prácticas, que supuestamente debería soportar el dispositivo, quedan fuera de la garantía.

¿Qué puedes hacer con un smartphone sumergido?

Que un smartphone sea resistente al agua, casi en la mayoría de los casos sirve para que no tengamos problemas en caso de accidente. Si hace algún tiempo sufriste la experiencia de que un smartphone se te cayera al agua sabrás de lo aquello llegaba a “doler”. Actualmente, que nuestros móviles se mojen con la lluvia, o se nos derrame algún líquido encima, nos preocupa mucho menos que antes. Pero, ¿puedo usar bajo el agua un smartphone con certificación IP68?
Según la teoría que hemos visto, la certificación IP68 podría asegurarnos que nuestros smartphones están preparados para ello. Entonces encontramos un enorme problema que hemos podido experimentar con pruebas a smartphones rugerizados. Las pantallas táctiles no se comportan igual bajo el agua. La única funcionalidad que se nos ocurre para usar el teléfono bajo el agua puede ser la de hacer fotos. Y el simple acto de abrir la aplicación de cámara, o pulsar el botón para hacer la foto resulta muy difícil. Con los dedos mojados y el teléfono sumergido no podremos usarlo con normalidad.

La patente de Apple para un supuesto iPhone subacuático desvela un cambio de interfaz si el dispositivo detecta que se encuentra bajo el agua. Sin duda una novedad que hasta el momento ninguna firma ha desarrollado. Ésta podría ser una forma de simplificar el uso del dispositivo cuando queremos usarlo dentro del agua. ¿Volverán los fabricantes a centrarse en la resistencia real al agua para que podamos usar de verdad nuestros teléfonos en la piscina?